Sagitario

El signo de

Júpiter, el gran planeta benéfico, es quien rige al signo de Sagitario. Estos nativos, suelen ser personas muy joviales y bien vistos en los ambientes en que se mueven; a menudo son estimados por las demás personas por su espíritu benevolente. Pero hay dos tipos bien distintos de personas nacidas bajo este signo astrológico.

El mito de Sagitario está representado por un Centauro, mitad caballo y mitad hombre. Un tipo de sagitarios, se describen muy bien con la parte animal del mito, su naturaleza es deportiva y suelen estar dispuestos a gastar hasta el último céntimo en una partida de cartas o en cualquier apuesta o juego. Siempre están dispuestos a pasárselo lo mejor que pueden.

En conclusión, su naturaleza moral es bastante baja, la parte animal la describe bastante bien, por lo que no tienen ningún escrúpulo a la hora de satisfacer sus necesidades. Otra cara de la moneda son los nativos de Sagitario representados por la parte humana del mito, son tan diferentes como el color blanco del negro. Son grandes idealistas, guardadores de la ley y del orden, nobles y estimados por la gente que les rodea. A pesar de todo, sus opiniones son conservadoras y es muy raro encontrarles en ideas innovadoras a nivel social; son muy formalistas y no creen demasiado en las ideas progresistas de la sociedad o de la cultura en la cual les ha tocado vivir. De otro lado, sí que luchan por los semejantes que han sido injuriados, ya que son muy caritativos.

Por definición, la actitud del nativo de Sagitario expresa libertad y oportunidad para así ampliar sus más altas ambiciones. El nativo típico de este signo, adora el deporte y la aventura, pero sobretodo, su rasgo más característico es el idealismo. A nivel mental, suele ser un intelectual con gran facilidad de palabra y un buen pensador de las cosas profundas. Sin embargo, su principal defecto radica en sus extremismos demasiado moralistas y sus juicios exagerados y sin ninguna consideración. Suelen decir las cosas a plena cara y sin tapujos. A Sagitario, se le asocia con el impulso de expansión de la conciencia y de exploración del más allá.

Sagitario es un signo doble o común que pertenece al tercer signo del elemento de Fuego.
En otras palabras, la semilla que se plantó con Aries, primer elemento de Fuego; que germinó en Leo, segundo elemento de Fuego, aparece y transforma el paisaje humano en Sagitario, tercer elemento de Fuego. Los aspectos negativos, a nivel planetario, que Sagitario pueda recibir, indican que aún no se ha digerido aquello que nuestro Ego fue elaborando en vidas anteriores. En el Árbol de la Vida, el signo de Sagitario está regido por la esfera de Binah, que instituye el marco moral en el cual el sujeto se moverá a nivel de experiencia humana. El nativo de Sagitario, será el encargado de llevar las normas de la moral, y sobre todo de expresarlas claramente.

Cuando el signo de Sagitario esta mal aspectado puede ocurrir que a los nacidos bajo su influencia, las leyes y las normas le puedan resultar inadecuadas, casi inmorales. Como Sagitario es un signo perteneciente al elemento de Fuego, a nivel kabalístico es del Mundo de las Emanaciones. Por eso cuando en el signo hay un exceso de planetas, producirá nativos fanáticos de las instituciones, la típica persona que se mete en todo y no puede profundizar en casi nada.
A su vez, por ser el tercer elemento de Fuego, también es del Mundo de la Formación, por lo que está en estrecha relación con el Cuerpo Vital.

Resumen elemental del Signo de Sagitario.

Símbolo: el centauro con un arco.
Naturaleza: Fuego y común.
Representa: optimismo, sociabilidad, franqueza, exploración, sentido del deber, amor a la justicia.
Lo básico: aspiración, filosofía.
Lo positivo: autoridad, organización, justicia.
Lo negativo: intolerancia, dogmatismo, fanatismo.
Físicamente: rige las caderas y los muslos.
Planetas en el signo
-Dignificado: Júpiter.
-En detrimento: Mercurio.
Color: azul claro.
Vela astrológica: malva.
Metal: el estaño.
Piedra preciosa: turquesa.